Arqzyme | Diseño Arquitectónico
22345
page-template-default,page,page-id-22345,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

/DISEÑO ARQUITECTÓNICO

Filosofía de la arquitectura Arqzyme

Arqzyme quiere transmitir una nueva manera de construir y entender “el habitar” con una nueva propuesta de interactuar entre el hombre y la materia que lo rodea.

 

El lazo de la arquitectura con la tierra nos invita a contemplar la natura como Fuente donde poder encontrar materiales, formas y conceptos con los cuales podemos construir un lenguaje arquitectónico que de respuesta a hombre. La elección del lugar , ya que es clave a la hora de escoger este lenguaje y su relación con el entorno.

 

La filosofía conceptual Arqzyme contempla conceptos espaciales que miren de potenciar la calidez y intimidad de los espacios, intentando dar una alma al hecho construido queriendo recuperar los valores artesanales de los detalles, y una respuesta al lugar y al entorno donde se construye.

Esta filosofía conceptual se concreta a través de un lenguaje arquitectónico que quiere recuperar el sentido de materialidad, usando materiales naturales que permitan un contacto mas intenso con sus superficies, las cuales muestren su edad con su desgaste gradual dando un sentido de autenticidad.

 

Los diferentes elementos de este lenguaje arquitectónico nos da juego a poder responder de manera diferente a cada proyecto: elementos como el Agujero trabajado como una determinada manera de entender la relación interior-exterior, la Estructura como definidora de los espacios con su orden, el Mur con su presencia a la hora de definir los límites de los espacios con las múltiples formas y texturas dando a esta flexibilidad, movimiento o estaticidad.

 

La coexistencia entre los materiales nobles dan expresión a este lenguaje arquitectónico Arqzyme. La madera, la piedra, el biohormigón, el acero, el mimbre,el corcho,los morteros naturales y biológicos, las pinturas orgánicas, el yeso natural sin aglomerantes químicos, los aislamientos naturales que no desprenden compuestos orgánicos volátiles: COV i CO2, el mortero de cáñamo… etre muchos otros, nos llevan a dar a los espacios interiores y a las volumetrías exteriores un determinado carácter.